Loading
Ediciones Anteriores


Copie el link correspondiente para su Lector de RSS
Capital Federal
16 de Diciembre de 2018

Política con amor

A Claudia Piñeiro y Gil Lavedra los unió el amor

17 de Julio de 2013 | 02:18 hs.

  • Imgenes[0]
  • Piñeiro-Gil LavedraPiñeiro-Gil Lavedra

Ella. se llama Claudia Piñeiro. Nació un día de 1960 en la provincia de Buenos Aires. En 1983 se recibió de contador público nacional en la Universidad de Buenos Aires, profesión que ejerció unos cuantos años hasta que, el duende de la escritura se introdujo en su vida. Aunque su primera novela fue para participar en un concurso de polca valía, su consagración llegaría al ganar el Premio Clarín con su novela: "La Viuda de los Jueves".

"En 1991, estaba trabajando de gerente administrativa en una empresa que tenía una sucursal en San Pablo. Tenía que viajar para hacer la auditoría de los tornillos con los que se hacían unos compresores de aire; una cosa tremendamente aburrida. Yo iba en el avión, supongo que iba llorando, y leo en un recuadro muy chiquito en el diario el llamado a concurso de ’La sonrisa vertical’, el certamen de la editorial Tusquets. Yo ni siquiera sabía que se trataba de un concurso de literatura erótica. Lo único que pensé fue: ’Vuelvo y me pido vacaciones y escribo una novela para esto, porque si no, yo me voy a quebrar’. La novela se llamaba El secreto de las rubias y quedó entre las diez finalistas, aunque luego no se publicó. Me di cuenta de que escribir era algo demasiado fuerte y, aunque siempre escribí, ya no podía postergarlo. Apareció como un salvavidas que me tiraron en ese momento".

El, Ricardo Rodolfo Gil Lavedra. Nació un 24 de julio de 1949. Está divorciado y es padre de cuatro hijos. Realizó sus estudios universitarios en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires donde se recibió de abogado en 1972.

En 1973 se desempeñó como Secretario Relator del Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires y, entre 1974 y 1975 fue Secretario Letrado con jerarquía de Juez en Primera Instancia, de la misma corte provincial.

Entre 1976 y 1978 fue procurador general en la Corte Suprema de Justicia de la Nación y, entre 1979 y 1983, fue Subgerente de Asuntos Legales del grupo Pérez Companc.

Entre 1984 y 1987 se desempeñó como juez de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal. En ese carácter participó del histórico Juicio a las Juntas militares que se realizó en 1985, presidiendo el tribunal en la primera parte del mismo.

En 1988 fue designado por el entonces presidente Raúl Alfonsín como secretario del Interior, cargo que ejerció hasta el año siguiente. Fue vicepresidente del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas entre 1987 y 1995.

En 1999 fue designado por el presidente Fernando De la Rúa como Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, cargo que desempeñó hasta octubre de 2000. Entre 2001 y 2003 se desempeñó como juez ad-hoc de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y entre 2002 y 2005 fue Conjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En las elecciones de 2007 fue candidato a senador nacional por la Ciudad de Buenos Aires representando a la UCR; no pudo obtener una banca.3 Para las elecciones legislativas de 2009 fue candidato a diputado nacional por la misma ciudad, junto a Alfonso Prat Gay y Elisa Carrió representando al Acuerdo Cívico y Social, obteniendo un escaño en la Cámara de Diputados.

Como fruto del trabajo parlamentario conjunto, en 2013 se oficializa la alianza JUNTOS que competirá dentro del espacio UNEN en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias del 11 de agosto de 2013. En ella, Gil Lavedra encabeza el listado de precandidatos a Diputados Nacionales por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Hoy, Claudia y Ricardo viven, quizá, los momentos más reconfortantes de su nuevo tiempo. El amor los ha unido. El confiesa que todo se dio porque su hijo, que es cineasta, le pasó el teléfono de ella. Y Ricardo la llamó con la excusa de invitarla a cenar. Vaya excusa, como si ella no se hubiera dado cuenta del motivo. Diría el más distraído de los lectores. Pero, lo bueno vino durante ese momento acordado. Luego de esa noche, Claudia Piñeiro y Ricardo Gil Lavedra, comenzaron a vivir su romance a plena luz y a plena sonrisa, que ambos no pueden dejar de demostrarla ante quien sea. Y está bien. A lo mejor a él, le hacía falta quien le escribiera los guiones más sorpresivos y encantadores para darse cuenta que es capaz de producir el proyecto más audaz que su vida puede dar. Y ella, quien le hiciera crear los argumentos más increíbles que jamás imaginó para concretar la novela más esperada que pudo soñar.


      
| Enviar | Tamaño Texto





Suscrbase para recibir las ltimas noticias
Email

Votar a los 16. ¿Presas K?
SENADORA NACIONAL LAURA MONTERO
Democracia y Tortura
SENADOR NACIONAL EUGENIO NITO ARTAZA
Centro de Estudiantes. Adoctrinamiento
Dip Nac María Inés Pilatti Vergara
"Parodia Consejo del Salario"
Diputado Nacional Claudio Lozano

El Gobierno debe intervenir para solucionar los saqueos?










EMPRESAS QUE NOS ACOMPAÑAN

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.

Loremi psum dolor sejnman dkaenma ekm.